abril 19, 2011

SEGURIDAD EN CHICLAYO?

CÁMARAS DE VIDEO VIGILANCIA YA PRESENTAN FALLAS TÉCNICAS:
Informes diarios de serenos dan a conocer irregularidades. A los cuestionamientos realizados sobre la fraccionada compra del combustible y ahora desabastecimiento, los excesivos pagos realizados por concepto de filmaciones y los pagos de devengados a funcionarios ‘privilegiados’ en la Municipalidad Provincial de Chiclayo, se suma otro nuevo escándalo: la compra de cámaras de video vigilancia que, a pocos días de su instalación y puesta en operatividad, ya presentan fallas técnicas.

Informes diarios reportados por el propio personal de la Sub Gerencia de Seguridad Ciudadana, que jefatura Manuel Fernández Rodríguez, dan cuenta que entre la semana del 15 y el 21 de febrero, la mayoría de las 20 cámaras recientemente adquiridas por la gestión de Roberto Torres Gonzáles, a un monto de un millón 178 mil 500 nuevos soles, presentan un mal funcionamiento, lo cual dificulta la labor de monitoreo de las mismas por parte del personal de Serenazgo, responsable de su operatividad, pues textualmente refieren en cada uno de los reportes a los que este medio de comunicación tuvo acceso, que “el video es lento y pausado, la resolución no es muy nítida y constantemente se registra la pérdida de señal”.

Esta situación se refrenda con el contenido del Informe Nº 127-2011-MPCH-SGSC-SEC, del 17 de febrero, al que Expresión tuvo acceso, a través del cual el Sub Gerente Manuel Fernández informa al Gerente de Sistema e Informática de la comuna, Alfredo Vásquez Pérez, que el personal operador del segundo turno, asignados para la supervisión y control del monitoreo de video cámaras dan cuentan de su mal funcionamiento, por lo cual recomienda adoptar las acciones correspondientes.

Aunque el funcionario municipal ha asegurado en todos los idiomas que en ningún momento se ha registrado fallas técnicas en las cámaras adquiridas el pasado 16 de noviembre a la empresa Sociedad Ibérica de Construcciones Eléctricas (SICE), ello se contradice con lo que entre los días antes mencionados reportaron los supervisores asignados a la Central de Operaciones, como es el caso de Hilder Paul Santa Cruz Guevara, quien el 15 de febrero de los corrientes textualmente expresó que “durante el servicio se notó que en la estación 01 estaba en correcto funcionamiento la cámara del óvalo Pescador hasta las 20:08, el cual se perdió la señal, habilitándose la cámara Gonzáles-Leguía. En cuanto al resto de las cámaras de la estación 01 se notó congelamiento de imagen y al poner activa las 5 cámaras se congestionaba y se apagaba el programa y al tratar de entrar de nuevo, no se podía, teniendo que recetear el CPU”.

Esta situación puesta en evidencia por el supervisor municipal también se registró en el resto de estaciones, 2 y 3, reportándose el congelamiento parcial y total de las imágenes de cada una de las cámaras, así como la pérdida de la señal.

CÁMARAS INOPERATIVAS:  Reforzando la posibilidad que las 20 video cámaras no son de calidad, como hasta el hartazgo han destacado las autoridades municipales, está en el contenido del Informe Nº 002-2011-MPCH-SGSC-CRPB, donde el supervisor César Rolando Pérez Bautista da cuenta de la grave situación, pues pone de manifiesto “los problemas que se viene dando diariamente con las cámaras de video vigilancia, ya que no se encuentran operativas a un 100%, el cual no permite realizar un buen trabajo”, pues se produce congelamiento de las imágenes, se pierde la señal, se cierra el sistema en forma sistemática, se reinicia el equipo constantemente, el joystick de la estación 04 presenta dificultades durante todo el servicio, por lo que se da cuenta al Sub Gerente de Seguridad Ciudadana para su intervención en el problema.

Otros hechos que permitiría inferir que la compra realizada por la comuna de Chiclayo sería cuestionada se sustenta en otro de los reportes emitidos por los serenos. En este caso, el de Reyler Salas Chávez, quien vía Informe Nº 02-2011-MPCH-SGSC-RSCH, detalla entre sus ocurrencias que entre las 7 y 21 minutos de la mañana y el mediodía del 16 de febrero, la máquina que permite la operatividad de las cámaras se reinició de manera automática hasta en 13 oportunidades, perdiéndose la imagen, congelándose la misma, restando visibilidad al personal y no permitiendo cumplir su función encomendada, que en este caso es el monitoreo de la ciudad a través de las cámaras de video vigilancia, que muchas no se cumple, pues – como informa el sereno Melvin Baldera Milia – durante su servicio del 16 de febrero, en la estación 04 “las cámaras 06, 12, 13 y 20 las mantuvo fuera de vigilancia debido a que producen imágenes distorsionadas, retardadas y pausadas…a las 20:30 horas se desactivó el sistema por un lapso de 30 minutos. Habilitado el sistema continué con el monitoreo”.

Lo cuestionable radica en que la compra de estas cámaras, a precio elevado, por encima de las cotizaciones del mercado local y nacional, no vendría cumpliendo la finalidad por la que fueron adquiridas: que es combatir y erradicar la delincuencia en lugares estratégicos de la ciudad de Chiclayo; mucho menos son compatibles con las características por las que fueron adquiridas.

Así por ejemplo, se afirmaba que las cámaras cuentan con una característica particular, funcionan con una retroalimentación de energía, es decir, de haber apagón general, ésta seguirá registrando todo lo que suceda; lo que al parece no viene ocurriendo, pues como se informa el 18 de febrero, por recomendación de los propios técnicos de la empresa SICE, “por protección del sistema se procedió a apagar el sistema”, al tomar conocimiento que no había energía eléctrica.

REAL UBICACIÓN
La instalación de las cámaras de video vigilancia se concretaron en el sector Camalito del P.J. José Balta, intersección Av. Balta-Calle Arica, Av. Balta entre las cuadras 7 y 10, parque principal de Chiclayo, intersección Av. Balta y Av. Bolognesi, salida sur Chiclayo, Real Plaza.

También han sido instaladas en el óvalo Santa Victoria, la Av. Grau y Av. Bolognesi, la Av. Bolognesi y Luis Gonzáles, en la intersección de Av. Salaverry y Av. José Leonardo Ortiz, óvalo salida Pomalca, óvalo Epsel. Asimismo en la intersección óvalo el Pescador, la av. Luis Gonzáles y Av. Leguía, Av. Luis Gonzáles y calle Arica, la intersección Santa Victoria y Garcilaso de la Vega, la intersección de la calle Piura y Av. Belaunde, salida norte Chiclayo e intersección Juan Tomis y Av. Elvira García.

+ NOTICIAS
● Regidor Manuel Cabrejos Tarrillo cuestionó que cámaras de video vigilancia sean de última generación, como se afirmó.
● A pesar del ofrecimiento del alcalde Torres, lote de cámaras no han sido asignadas a la II DIRTEPOL. Antes tendrían que ser revisadas para determinar su real estado.
● Las cámaras fueron instaladas en los puntos críticos de la ciudad, donde hay mayor incidencia de casos delincuenciales.
● Comité Especial del Proceso de Licitación Pública estuvo conformado por el Sub Gerente de Seguridad Ciudadana, Manuel Fernández Rodríguez, así como de la Sub gerente de Logística, Yolanda Benavides Campos.
Semanario Expresión
Publicar un comentario en la entrada