octubre 20, 2014

LA INFORMALIDAD NOS DESBORDA

La multiplicidad de formas que reviste la informalidad en nuestro sector laboral ha ocasionado que de 16 millones que conforman la Población Económicamente Activa (PEA) más de 11 millones sean informales (70%), pero es más grave aún que en 15 de las 25 regiones del país, el 80% de trabajadores es informal. Esta compleja problemática se encuentra inmersa en todos los ámbitos de trabajo, pero principalmente en sectores de servicios, comercio, manufactura, construcción, educación, agricultura, ganadería, silvicultura y pesca.
De las más de 5 millones de micro y pequeñas empresas (mypes), el 84.7% son informales y no llevan registros de ventas. A pesar de ello, representan el 90% del tejido empresarial del país y 15% de la producción nacional, y así, emplearon en 2013 casi 8 millones de trabajadores (47.4% de la PEA), la mayoría, empleos de precaria calidad con jornadas ilegales e ingresos bajísimos y deleznables. Increíblemente, más de 12 millones de trabajadores peruanos están inadecuadamente empleados, sin perspectivas, derechos, ni protección social.

Nuestra informalidad refleja subdesarrollo, síntoma de políticas inadecuadas, desconfianza en el Estado, en sus instituciones y en el propio gobierno. Los sistemas de impuestos y regulación mal diseñados como altos costos laborales no salariales –59% del salario bruto–, la falta de una adecuada Ley del Trabajo, la atrasada infraestructura, la baja inversión pública y privada, la ínfima calidad educativa, la elevada corrupción y la carencia de empleo adecuado, incrementan la desigualdad y ajustan un perverso escenario de incentivos que fomentan y fortalecen la informalidad.

Bajo este panorama, este desborde de la informalidad, intensiva en mano de obra y sin requisitos de capacitación laboral, debe obligar al gobierno a reexaminar esta grave problemática y fijar como meta concreta su reducción en elevados porcentajes, porque ésta representa la principal causa de nuestra frágil productividad que adolece de mínima capacidad para introducir innovación en los procesos productivos, y, lo más grave, es que obstaculiza el progreso y desarrollo del país.

Para reducirla es indispensable insertar gradualmente a las mypes en el sector formal por tratarse del mayor segmento dinámico de nuestra economía, pero además, se requiere el serio compromiso de todos los sectores del gobierno para generar empleos dignos, mejorar la calidad educativa y formación del capital humano, invertir en infraestructura y promover los alicaídos desarrollo tecnológico, competitividad e innovación en el país.

Artículo de Alfredo Palacios Dongo publicado en el diario EXPRESO, fecha 18 de octubre de 2014

LAS CIUDADES LATINOAMERICANAS "NO SON SOSTENIBLES"

El Director de ONU-Habitat para América Latina y el Caribe, Elkin Velásquez, ha asegurado que si las ciudades de América Latina siguen siendo así de "insuficientes" y "segregadas", no serán sostenibles en un futuro.
Foto: Europa Press
En este sentido, Velásquez ha señalado que las comunidades más pobres de las ciudades latinoamericanas han estado "segregadas" desde que se urbanizó el continente, por lo que "ese modelo expandido en suelo barato no es sostenible".

Además, estas ciudades que están segregadas, ha comentado, crearon "condiciones propicias para que se diera el problema de la inseguridad" porque las separaciones de viviendas edificadas "construyen muchas inseguridades".

La segregación e inseguridad también se fomentan por la propia estructuración de los barrios, en donde "algunos carecen de vida a partir de las seis de la tarde" -barrios dedicados a la industria y al comercio-, y otros son únicamente residenciales.

El Director ha indicado que estos problemas han sido generados por el modelo de urbanización de las ciudades de Latinoamérica, una región que se urbanizó "en las últimas décadas" y que, "según los técnicos", pasó la transición urbana en los años setenta, alcanzando "el 75 por ciento de urbanización" hoy en día.

Otros continentes como África presentan una expansión mayor y suficiente para hacer un desarrollo urbanístico (sólo un 30 por ciento está urbanizado), o Asia, en donde el 50 por ciento del espacio está urbanizado.

Sin embargo, Velásquez ha comentado que en América Latina se pueden "revitalizar, rehabilitar y reinventar" las ciudades para favorecer su desarrollo sostenible.

Para ello, ha apuntado, se necesitan tres condiciones: el "liderazgo político", la inclusión de la participación ciudadana y no hacerlo "sólo de manera tecnocrática, sino con la comunidad" y, por último, la necesidad de los "recursos apropiados" para "reorientar" las ciudades.

La buena noticia, ha explicado Velásquez, es que "hay buenas experiencias en América Latina" que certifican que esto es posible, como por ejemplo Santiago de Chile -donde la alcaldesa está revitalizando el centro de la ciudad-, Sao Paulo o Curitiba.

Estas ciudades "han mezclado el uso de los suelos" para que haya dinamismo y se recupere la vida en los espacios públicos, y han desarrollado un esquema que facilita la "mezcla de las clases sociales" porque en América Latina "hay mucha segregación social" y hay que "revitalizar esto, mezclarlo", detalló.

Para pagar estas inversiones de desarrollo y utilizar "estas buenas experiencias", Velásquez ha aclarado que hay que tener "conversaciones" con la Banca de Desarrollo, pero ha hecho hincapié en que, si se realizan estas modificaciones a las ciudades, "se les puede agregar valor", por lo que es posible construir una "economía de aglomeración".

De este modo, para que en América Latina haya un nuevo modelo de "redesarrollo urbano", hay que ver si "hay articulación entre los gobiernos y las comunidades sociales" y tratar de "dibujar e imaginar muy bien cada una de las ciudades", recalcó.

Para finalizar, Elkin Velásquez ha afirmado que el modelo ideal de urbanismo sostenible es una ciudad "incluyente, compacta y no segregada".
Notimérica.com

octubre 15, 2014

LOS TRECE DE LA SEGUNDA VUELTA

Ya se conoce qué regiones irán a la segunda vuelta electoral que definirá a los nuevos presidentes y consejeros regionales para el periodo 2015-2018. Son 13 regiones las que irán al balotaje final (Lima-Provincias, Áncash, San Martín, Tumbes, Arequipa, Tacna, Pasco, Ica, Madre de Dios, Apurímac, Junín, Puno y Cusco), de las cuales, la mayoría pertenecen al bloque centro-sur del país, donde hoy prima con agresividad la dispersión política. ¿Qué organizaciones pelearán la segunda vuelta? ¿Qué las caracteriza?
Una primera mirada nos permite constatar, nuevamente, la debilidad de los partidos políticos para representar los intereses locales. De las 26 listas que se enfrentarán en la segunda vuelta, solo 8 pertenecen a partidos políticos mientras que 18 son de movimientos regionales. Se trata de Alianza para el Progreso en Apurímac; Fuerza Popular en Ica, Pasco y Lima- Provincias; Democracia Directa en Puno y Madre de Dios; el APRA en San Martín y Vamos Perú en Tacna. ¿Podrán estos partidos alzarse con la victoria en un contexto donde los movimientos locales dan la hora?

El panorama regional advierte el encumbramiento de viejos y nuevos movimientos regionales. Veamos.

Lima-Provincias: Nelson Chui del Movimiento Concentración para el Desarrollo busca regresar al sillón regional que ya ocupó entre 2007 y 2010. Con un fuerte capital político en el norte de la región, Chui podría ganarle a Andrés Tello de Patria Joven, agrupación cuyo líder se ha visto afectado por denuncias de corrupción.

Áncash: La sorpresa la dio Eloy Narváez del Movimiento Regional Ande-Mar, quien ocupó el primer lugar en el balotaje cuando se esperaba que este puesto lo ocupara Waldo Ríos, el candidato con pasado fuji-montesinista de Puro Áncash. Narváez es un ex aprista que fundó, junto a la cantante folklórica Sonia Morales, un movimiento regional que es la sorpresa de una región signada por el crimen y la corrupción de César Álvarez.

Tumbes: Resulta preocupante que el candidato Ricardo Flores del movimiento Reconstrucción con obras más obras, sentenciado por malversación de fondos en 2008 e inhabilitado de la función pública por tres años, vuelva al ruedo electoral con altas probabilidades de triunfar frente a Carlos Calmet de Yo sí amo a Tumbes.

San Martín: El importante movimiento Nueva Amazonía del ex premier César Villanueva sufre una gran derrota en esta campaña electoral. Su candidato regional no logró posicionarse en la segunda vuelta, en la que se enfrentarán Pedro Bogarín del APRA y Víctor Noriega de Fuerza Popular.

Madre de Dios: Esta región se encuentra secuestrada por la minería ilegal. Los candidatos que competirán en la segunda vuelta, Luis Otsuka de Democracia Directa y Simón Horna del Movimiento Amor por Madre de Dios, estuvieron vinculados a las protestas contra la formalización de la minería en dicha región.
Pasco: Teódulo Quispe, ex superintendente de operaciones de la minera Volcan en Pasco, se enfrentará a Klever Meléndez de Pasco Verde, presidente regional quien se encuentra en prisión preventiva acusado de corrupción.

Ica: El candidato fujimorista Fernando Cilloniz puede convertirse en el próximo presidente regional si logra vencer a Javier Gallegos de Obras por la Modernidad. En primera vuelta, la diferencia entre ambos fue de 4%.

Arequipa: La disputa será voto a voto entre Javier Ísmodes de Arequipa Renace y Yamila Osorio de Arequipa Tradición y Futuro, organización política del presidente regional Manuel Guillén. El lunes pasado, Pedro Pablo Kuczynski brindó su apoyo a Ísmodes, lo cual lo ratificaría como el candidato de la derecha en la región.

Tacna: En esta región ninguno de los dos candidatos que pasaron a la segunda vuelta obtuvo más del 20% de votos. Se trata de Omar Jiménez del Movimiento Cívico Peruano, agrupación del ex premier Óscar Valdez, y Jacinto Gómez de Vamos Perú.

Apurímac: Fracasó el intento reeleccionista de Elías Sevogia del Movimiento Poder Popular Andino, y se situaron en el balotaje final el ex congresista cocalero, Michel Martínez del movimiento Kallpa, y Luis Beltrán de Alianza para el Progreso.

Junín: Sorprende la ubicación de Ángel Unchupaico del movimiento Junín Sostenible a la cabeza de la primera vuelta, dejando en segundo lugar al líder Vladimir Cerrón de Perú Libre, quien va por la reelección.
Cusco: Benicio Ríos de Acuerdo Popular Unificado, de pasado izquierdista, disputará la presidencia regional con Edwin Licona de Kausachun Cusco.

Puno: Por algunos cientos de votos, Juan Luque Mamani del movimiento PICO no pudo ganar la primera vuelta, por lo que tendrá que enfrentarse a la candidatura radical de Walter Aduviri Calisaya de Democracia Directa en el balotaje final.

La zona del país que votó masivamente por Ollanta Humala se ve sumida en un archipiélago de candidaturas regionales luego del revés político del Presidente. ¿Tiene futuro el “movimientismo” en el país? ¿Llegó el momento de plantear cambios al sistema de partidos para evitar tamaña dispersión? El Congreso tiene la palabra.
Otra Mirada

octubre 03, 2014

FUERZA MURAL

Foto: Olga Elizabeth Escurra
En los últimos años las intervenciones murales en nuestra región han aumentado visiblemente. Ahora muchas de esas paredes que estaban abandonadas tienen la huella de colectivos como Acción Poética Chiclayo, el Colectivo Arte Chiclayo y una diversidad de pintores y grafiteros.

Uno de los colectivos con más intervenciones es Acción Poética Chiclayo, que ya ha dejado más de 85 frases en varios distritos de la región. Y aunque algunos critican la profundidad de algunos de los mensajes, es indudable el aporte cultural y la inyección poética que han generado en los lambayecanos.

“Las pinturas son autofinanciadas con la chanchita. Entre todos los miembros nos dividimos los gastos, aunque ahora con la difusión que ha tenido nuestro colectivo muchas personas nos han donado pinturas. Si debemos comprar usamos una muy económica y felizmente hay un vendedor que nos cobra barato”, nos confiesa Mitchell Gonzáles, coordinador de Acción Poética, quien con su testimonio confirma que son los ciudadanos y las pequeñas empresas las que más apoyan a la cultura a diferencia de las corporaciones con altas utilidades.

Otro colectivo que pinta con constancia es el Colectivo Arte Chiclayo, integrado actualmente por más de una docena de artistas y que desde el 31 de diciembre de 2010 se comprometió a llenar de color y de formas las calles de pueblos jóvenes como La Ciudadela o Elías Aguirre, y de otros puntos de la ciudad.

“El mural que sobresale definitivamente es el que se encuentra en el centro, en la esquina de San José con Alfonso Ugarte, y está inspirado en el pueblo de Cañaris”, nos detalla Carmen Pintado sobre este mural que busca identificar más a los ciudadanos con este distrito altoandino que sufre 50% de desnutrición infantil.

Carmen, Dalí, Jonah, Joseph son algunos de los artistas que integran este colectivo, el cual cuenta con dos ellos en la Escuela de Bellas Artes de Trujillo. Carmen cursa el tercer año y Dalí el segundo. “Hay otros chicos que han venido a estudiar este año a la escuela, Jack Requejo por ejemplo, él estudia escultura y hace malabares”, nos informa Carmen, con lo que revela el creciente interés de los adolescentes y jóvenes lambayecanos por el arte.

Y si queremos conocer más sobre la historia de los murales en nuestra ciudad, debemos hablar de uno que pintó el reconocido artista Guillermo Chávez en la casa de sus padres, el cual enfebrecidos creyentes quisieron exorcizar:

“Fue en el 92 o 93, por aquella época no veías murales, fue una cosa fuerte. Dibujé el juicio final, a Cristo rodeado de demonios en una pared grande. Se creó una historia, una leyenda negra, interesante, a mí me divertía observar cómo una expresión artística podía crear tanta sombra alrededor. Algunos estudiantes que pasaban por mi casa decían que era la casa del diablo. La gente que iba a las procesiones de la Iglesia Consolación venía a tirarle agua bendita. Incluso llamaban a mi papá a preguntarle qué pasaba conmigo, mi viejo se reía, los mandaba al carajo. Ese es el poder del arte para bien o para mal, algo que hice por joda creó una leyenda negra”, nos confiesa Guillermo.

Datos
Los miembros de estos colectivos tienen mayoritariamente entre 17 a 25 años y pertenecen a todas las universidades locales, algunos de ellos estudian en la Escuela de Bellas Artes de Trujillo.

Acción Poética Chiclayo por mural, y según el tamaño, utiliza entre 1 o 2 baldes de blanco y un cuarto de negro. El precio de los baldes oscilan entre 13 y 17 soles. Actualmente han iniciado una campaña en las redes sociales en contra de las pintas políticas por quitarle espacio al arte.

“Colectivo en ruta” es una serie de muestras de artes plásticas y visuales que impulsa el Colectivo Arte Chiclayo en lugares como P.J Elias Aguirre, Urb. Bancarios, Pimentel. El mes pasado organizaron la primera exposición.

Pintando el barrio es otra iniciativa que promueve la intervención mural en el Pueblo Joven Elías Aguirre para cambiar un poco la difícil realidad de la zona (incluso hubo un asalto en el primer evento). A esta propuesta que nació de Óscar Vásquez y Gianfranco Mejía se han sumado los colectivos Chiclayano Despierta, Acción Poética Chiclayo, Locheros, Colectivo Arte Chiclayo, entre otros.
Locheros.com

septiembre 25, 2014

MIRADA EMPRESARIAL A LA ELECCIÓN DE LAS NUEVAS AUTORIDADES

A fin que sea mucho más didáctico el entendimiento ciudadano de la trascendencia que tiene el rol de nuestras futuras autoridades, el economista, investigador y docente universitario Lindon Vela Meléndez comparte con Expresión algunas apreciaciones de su análisis al que ha denominado ‘La Gran Contratación’, referida a los agentes que a partir del uno de enero deberán cumplir con el encargo del pueblo en el nivel regional y local. 

El catedrático de la Escuela de Economía de la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo – UNPRG, refiere que ´´La Gran Contratación´ es un comparativo al proceso de elecciones de gobiernos locales y regionales con la actividad empresarial, donde los Principales (accionistas, dueños del capital), contratan a los Agentes (gerentes) para encargarlos que manejen sus recursos y cumplan los objetivos trazados de acuerdo a los intereses de los primeros. Así, en el plano de la política peruana, los Principales son los ciudadanos (verdaderos dueños de los recursos) y los políticos que fueran elegidos son los Agentes encargados de cumplir las aspiraciones del pueblo.

La democracia representativa 
“Según la carta magna, nuestro país es una República democrática y su gobierno es unitario, representativo y descentralizado. El poder del Estado emana del pueblo y quienes lo ejercen lo hacen con las limitaciones y responsabilidades que la Constitución y las leyes establecen. A la luz de los hechos en nuestro país, cabe la siguiente interrogante: ¿Existe democracia?, Si existiera ¿Qué tipo de democracia es la que tenemos? Teniendo en cuenta que estamos próximos a un proceso de elecciones de alcaldes y presidentes regionales como representantes del pueblo en estas instancias de gobierno, en teoría reconocemos la existencia de una democracia representativa. Al respecto, Enrique Mendoza, ex Presidente del Jurado Nacional de Elecciones, refiere que una definición clásica de la democracia como sistema de gobierno es: ‘El gobierno del pueblo, por el pueblo…’. Si fuera cumplida a cabalidad esta definición, todos los ciudadanos en forma unívoca y multitudinaria tendrían que tomar las decisiones del Estado y como tal situación es imposible de ejecutar por razones obvias, la democracia se ejerce a través de representantes designados en elecciones periódicas conducidas por un cuerpo electoral. Los elegidos actuarán de manera coherente con los intereses de quienes los eligieron, asumiendo responsabilidad política ante ellos. En consecuencia, estamos ante la denominada democracia representativa”, explica el investigador.

Sin embargo, Vela Meléndez anota que considerando los hechos sucedidos en los gobiernos regionales Áncash y Tumbes, por ejemplo,la elección de autoridades que generalmente están desalineadas con los intereses de la sociedad o la actuación de un Presidente de la República que plantea un programa de gobierno en la campaña electoral y luego da un viraje sustancial hacia otras acciones, sepuede afirmar que no se ejerce una auténtica democracia representativa en el país.

“Una gama de disfunciones en la vida política de nuestro país nos llevan a repensar sobre uno de los temas centrales para la sustentabilidad de la democracia, la rendición de cuentas. Para su análisis es importante tomar el enfoque neoinstitucionalista.La inquietud de abordar el tema crece cuando se acerca una elección a gobiernos locales y regionales a lo que en el título llamo ‘La Gran Contratación’, extrapolando la frase desde el contexto empresarial, imagen de que los representantes son empleados por la ciudadanía para que actúen en su nombre y para su beneficio. Según Millan, ‘el gobierno no es más que el depositario del poder que le suministra su verdadero dueño –el pueblo– para que trabaje a su favor’”, comenta.

Principales y agentes 
Vela Meléndez refiere que en este caso es interesante buscar una explicación desde la Teoría Principal- Agente (TPA), la misma que fue utilizada originalmente para estudiar la relación entre el dueño de una empresa (principal) y sus administradores (agente), cuando aquel cede a este el control de misma. Comenta que su problema clásico radica en inducir la conducta del agente hacia sus propios objetivos (generalmente, la maximización de ganancias), dado que el agente tiene su propios intereses y que el principal tiene escasa capacidad para monitorear las acciones del agente y para ejercer su poder y disciplinario, si fuera preciso. Es decir, la fuente del problema es, generalmente, la asimetría en la información entre ambos y, por tanto, sus costos para monitorear al agente —que sí posee esta información— son altos.

“El problema de la TPA ha sido trasladado al terreno de la política y en especial a la teoría de la democracia, por un sinnúmero de estudios abocados a la rendición de cuentas, en los que se equipara al Principal con el ciudadano y al Agente con funcionarios públicos elegidos, para que actúen en su nombre y beneficio. Extrapolando los actores a la situación de la sociedad peruana se puede mencionar que relación de agencia implica siempre la existencia del problema del riesgo moral: la posibilidad de que el agente (gestor político), busque objetivos personales en detrimento de los intereses del principal (los ciudadanos). Puede comprobarse que el problema así enfocado permite analizar los problemas de las decisiones económicas de Estado y mercado desde una visión unificada. Habrá una pérdida de eficiencia siempre que los costes y perjuicios ocasionados por una decisión no recaigan sobre el individuo que decide. Las autoridades elegidas pueden utilizar su capacidad de decisión para obtener maliciosamente beneficios personales a expensas del elector miembro no autoridad. Esos beneficios pueden tomar la forma de gratificaciones extras, oficinas grandes y lujosas, uso privado de vehículos; pueden promover subordinados por razones de simpatía o parentesco; pueden tomar decisiones demasiado arriesgadas o que sean beneficiosas para la institución a corto plazo pero perjudiciales en el largo plazo; pueden además tomar decisiones que aumenten su poder personal y permitan esquivar el control de los principales”, señala.

Riego moral
Precisa que el riesgo moral es la tendencia de que el agente tenga un comportamiento indebido o inmoral, y este riesgo aumenta cuando no existen, o son débiles, los mecanismos de control. Además, hay un aspecto que agrava ese riesgo. En las relaciones agente - principal suele haber información asimétrica, en el sentido de que el agente siempre está mejor informado. En el caso de la sociedad peruana, los alcaldes, presidentes regionales, regidores y consejeros son los agentes de este modelo y los ciudadanos constituyen el principal; es decir los agentes reciben el encargo de la ciudadanía para que ejecuten acciones en línea con los intereses del principal. Cuando el Principal (el pueblo) observa que el Agente (autoridad elegida) se está desviando o desalineando de los intereses se deben activar mecanismos de democracia directa para minimizar los efectos de la asimetría de información respecto a los verdaderos intereses de los agentes, lo cual se convierte en una acción oculta en su actuar y se configura un problema de riesgo moral.

En el Perú la Constitución Política, la Ley N° 27783 - Ley de Bases de Descentralización y la Ley N° 27867 - Ley Orgánica de Gobiernos Regionales se establece taxativamente lo siguiente: “La Administración Pública Regional está orientada bajo un sistema moderno de gestión y sometida a una evaluación de desempeño. Los gobiernos regionales incorporarán a sus programas de acción mecanismos concretos para la rendición de cuentas a la ciudadanía sobre los avances, logros, dificultades y perspectivas de su gestión. La Audiencia Pública será una de ellas. Los titulares de la administración pública regional son gestores de los intereses de la colectividad y están sometidos a las responsabilidades que la ley establezca”.

“Sin embargo, a luz de los hechos y teniendo una sociedad civil debilitada, ineficientes y débiles mecanismos de control, las audiencias públicas se han convertido en espacios de manipulación y por el contrario mecanismo propagandístico de las autoridades que rinden las cuentas los cuales se comportan oportunistamente aprovechándose de las asimetrías de información en materia de gestión pública y marco normativo frondoso complejo a la comprensión de la mayoría de los ciudadanos. Aquí aparece otro problema conocido como el problema del polizón o free rider. Como otras personas ya se ocupan del problema, para qué me voy a complicar la vida. Eso explica, por ejemplo, la poca participación ciudadana en las acciones de contraloría social. Solo las personas que se sienten más afectadas, o las que están más interesadas participan, y repito, no es que a los otros no les interese, es que son free riders”, comenta Lindon Vela,

Retos de la sociedad
En atención a ello, el también presidente del Instituto de Economía y Desarrollo y miembro del Grupo Interdisciplinario de Estudios Críticos y de América Latina de la Universidad Alicante de España, indica que un reto de la sociedad peruana es propiciar la demanda de mejores instituciones que minimicen el riesgo moral, y le haga más barata la vida a sus ciudadanos con la eliminación de los costos de agencia.

“La falta de institucionalidad y álgidos problemas de corrupción en nuestro país representan rasgos estructurales que trascienden las pericias y las mejores voluntades gubernamentales. En este sentido, las intenciones de uso democrático del aparato estatal pueden tropezar con esos obstáculos, que se encuentran fuera del control del agente (el gobierno), cuando se trata de promover el bienestar de la ciudadanía (el principal). Pero en sentido contrario están disponibles para servir de pretexto para justificar resultados inferiores a los esperados, que obedecen a que el gobierno y sus principales responsables actúan anteponiendo sus propios intereses a los de la colectividad. El problema de agencia se presenta, entonces, de forma redonda: existe una ciudadanía que delega en sus principales representantes la dirección de la nación, con el mandato de gestionar el bienestar social en múltiples direcciones. Para ello le otorga un margen de maniobra lo suficientemente grande para que actúe, de acuerdo del marco legal determinado, conforme a su real entender. Pero ese margen delimita no solo la libertad del agente, sino que también representa un campo propicio para desarrollar conductas oportunistas, en la medida en que, por ser de naturaleza discrecional, invita a ocultar las acciones y la información en el que se desarrollan en ese territorio decisional”, explica.

Acota que es precisamente debido a esta combinación de restricciones, libertades y condicionantes exógenos, sean estos de índole histórico estructural o sencillamente coyunturales, donde la función de la rendición de cuentas destaca como instrumento de control ciudadano y de preservación de la democracia, su papel es la de deslindar lo más nítidamente posible la responsabilidad del agente en los resultados y procedimientos, a efecto de que las sanciones sean justas, y no un mero instrumento de venganza o de lucha política, que puede utilizarse por las fuerzas de oposición para distorsionar la realidad de gestión gubernamental y conculcar de nuevo el derecho de la ciudadanía a la verdad.

“En otro extremo se encuentra la indiferencia de la ciudadanía y el debilitamiento de los mecanismos de rendición de cuentas, que entregan el control total de los asuntos públicos a la autoridad –el agente– y acepta todos sus resultados. El problema conocido como del polizón o free rider. En este marco de análisis resulta imperativo promover el desarrollo de grupos de interés y organizaciones de la sociedad civil dedicadas a la vigilancia yla reducción de la corrupción; el desarrollo de una prensa independiente, capaz y dispuesta a realizar investigaciones sobre el tema de la corrupción; promover un cabal cumplimiento de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública; fortalecer el trabajo de la Contraloría General de la República estableciendo mecanismos de coordinación con otros entes de similares responsabilidades y dotan de independencia real a las Oficina de Control Interno en los Gobiernos Regionales y Locales, y fortalecer y vigilar que los mecanismos de rendición de cuentas como las Audiencias Públicas se cumplan en su verdadera dimensión. Por este derrotero estaremos avanzando a recuperar el sitial de los actores principales a los ciudadanos, razón de ser de las actuaciones de los agentes, los políticos elegidos para representarnos”, concluye.
Semanario Expresión